La Navidad puede ser difícil para un #Aspie

La Navidad es una fecha donde muchos se reunen a celebrar, a compartir, socializar, en la calle donde vivo mis vecinos toman toda la calle y entre las casas de un lado y otro ponen mesas y sillas para compartir y hasta bailan. Cuando llego, pido permiso para pasar mi auto, sonrío y saludo amablemente; estaciono y me encierro en casa con mi familia.  La mayoría de los Aspies somos poco dados a las fiestas celebraciones, rumbas, etc.; por eso la Navidad a veces puede ser dura, pueden venirnos pensamientos negativos, de rechazo, soledad o depresión:

- ¿Por qué no me invitan a mí?
- ¿Por qué todos tienen amigos y yo no?
- Y cosas semejantes a éstas.

Mi padre, por ejemplo, tiene supersensibilidad auditiva como muchos otros Aspies y la música alta no sólo le molesta sino hasta le duele; entonces no puede reunirse ni con la familia si va a haber música alta o en vivo en el lugar, de manera que debe declinar aún las invitaciones de la propia familia en esos casos, y eso puede traer tristezas y malos entendidos.

Yo he superado esto conociéndome más y entendiendo que no nocesito multitudes, ruido, carcajadas y licor para pasarla bien.

No envidies que otros tengan muchos amigos y se reúnan en cambote a gritar, charlar y beber. Más bien valora y ama a esos tres, dos o único amigo, esposa o familiar que está allí a tu lado en Navidad porque eso es amor.

Y dale gracias a Jesús,porque es en honor a él que se deben celebrar estas fiestas y porque él quiso que tú seas una joya diferente y especial, y preciosa, quiso que tu fueras #Asperger.   Facebook: Manuel Cedeño(@soyaspie)
Twitter: @soyaspie