¿Se expresa de forma diferente el Síndrome de Asperger en las mujeres?

0
4146

Los síntomas de propios de los Trastornos del Espectro del Autismo presentan ciertas diferencias entre las niñas y los niños. Pero si además se habla de Síndrome de Asperger, la detección de patrones asociados se hace más difícil aún. Este hecho hace que muchas niñas y adolescentes con Síndrome de Asperger pasen desapercibidas y no sean diagnosticadas. Las diferencias de género en los Trastornos del Espectro del Autismo no están suficientemente estudiadas y presentan muchos párrafos en blanco. Según se ha visto en los últimos estudios científicos, a nivel genético, las mujeres presentan más resistencia que los hombres ante fallos o mutaciones genéticas, y curiosamente suelen mostrar las dos caras de la moneda: desde una afección muy grave a muy leve, con muy pocos escenarios intermedios. Presentan un abanico mucho más reducido que los varones.



Investigadores como Baron-Cohen, hablan de que el cerebro de las personas con Síndrome de Asperger presentan conductas basadas en patrones masculinos. Incluso existen teorías que relacionan este tipo de patrones de conducta masculinos con elevados niveles de testosterona durante el embarazo. En cualquier caso, al igual que sucedió en su día cuando se movió la linea de corte para los Trastornos del Espectro del Autismo, los casos de niños con TEA se dispararon, esto no hizo mover demasiado las cifras en cuanto a sus pares femeninas. Tal como afirma Tony Attwood, la detección en niñas es mucho más compleja, dado que estas presentan mayores capacidades sociales y una mejor capacidad de camuflaje ‘social’, hecho que consigue que pasen totalmente desapercibidas. Sin embargo, este tipo de camuflaje oculta pero no elimina.

Normalmente a una niña con Síndrome de Asperger no se le realiza un diagnóstico hasta los 10 años de edad, mientras que en niños suele suceder entre los 6 y los 8 años

Muchas niñas que están dentro del espectro pueden presentar una buena recepción ante la sociabilidad, aunque con un nivel bajo de éxito. Incluso parecen desarrollar un tipo de juego simbólico que puede parecer —a priori— muy normal, aunque en el fondo esconda ciertas conductas obsesivas. Normalmente a una niña con Síndrome de Asperger no se le realiza un diagnóstico hasta los 10 años de edad, mientras que en niños suele suceder entre los 6 y los 8 años.

Otro de los problemas que presenta la excesiva masculinización del modelo diagnóstico, lo más habitual es que los datos que se usan para la realización de modelos diagnósticos están basados en varones. Y las sutilezas femeninas pasan totalmente desapercibidas. Niñas que se encargan de forma disciplinada del cuidado de niños más pequeños, pueden aparecer como niñas con un gran instinto maternal y, sin embargo, este tipo de conducta oculta otro tipo de problemas. Sumado a un buen nivel intelectual, un nivel verbal generalmente avanzado a su edad, puede mostrar un modelo de niña muy madura, cuando en realidad estamos viendo es a una niña con Síndrome de Asperger que prefiere atender a un niño, ya que de esa forma recibe el agradecimiento y protección familiar y la exime de otras relaciones sociales. O de mejorar su aspecto, ya que suelen dar poca o ninguna importancia a su aspecto físico y apariencia.

Actualmente, diversos grupos de estudio han empezado a tomar en cuenta este aspecto tan femenino y ya se ha publicado una primera revisión al Cuestionario para la Detección del Espectro del Autismo (The Autism Spectrum Screening Questionnaire).

FUENTE: autismodiario.org

ARTÍCULO PUBLICADO DE: hospitalsanroque.com