¡No me llames, escríbeme!

0
2720

Las llamadas me ponen muy tenso, mi esposa, mi hija, mis padres y en general todos me reclaman que no respondo las llamadas, y me preguntan que para qué tengo teléfonos si no respondo.

Cuando me llaman por teléfono me cuesta hacer cualquier otra cosa, manejar, vestirme, o lo que sea, a diferencia de los neurotípicos no poseemos filtros sensoriales y esto hace que nos llegue toda la información con la misma intensidad y esto puede ser muy confuso. A veces para poder concentrarme en la conversación telefónica cierro los ojos y dejo de hacer todo lo que estaba haciendo, otras veces camino rápidamente de un lado a otro como un león enjaulado mientras hablo.




Además de esto al hablar por teléfono debo interpretar tonos, volumen, exclamaciones y todo instantáneamente mientras converso, porque todo esto forma parte del mensaje, a la vez debo regular mi tono, acento y velocidad para que no sean interpretados inconvenientemente, como desinterés o molestia por ejemplo. Esto es muy complicado para mí. Un mensaje escrito en cambio carece de todos esos matices y es más objetivo, puedo leerlo con calma, leerlo dos veces y responderlo cuando lo planifique. Además lo puedo archivar y agendar cosa que muchas veces es conveniente en el trabajo.

Antiguamente respondía todas las llamadas y eso era para mí muy estresante, me enfermaba. Debido a mi trabajo me llamaban mucho y vivía tenso, hasta una neuritis intercostal me dio del estrés. Hace años no respondo llamadas, salvo excepciones, que sea una llamada planificada y/o anhelada por ejemplo o algo así. Ahora cuando veo una llamada perdida en mi celular (siempre tengo los teléfonos en silencio) decido si es necesario devolver la llamada y lo hago cuando esté listo, si basta con escribir (la mayoría de los casos) o si es mejor enviar un mensaje para que llamen a mi oficina.




Al igual que prefiero que me escriban, yo también prefiero escribir a llamar, sin embargo muchas veces debo llamar porque no todo el mundo le da al lenguaje escrito la misma preponderancia que al oral, muchos no toman seriamente los mensajes de texto, otros ni siquiera los leen. Esto hace que algunas veces deba llamar, también puedo llamar por la presión de necesitar una respuesta inmediata. En estos casos sin embargo prefiero ser muy concreto y lo más breve posible y la tensión que siento es mucho menor que cuando me llaman a mí pues la llamada la ejecuté yo, no existe para mí el factor sorpresa y mantengo el control sobre el tema a tratar.

Cuando descubrí el Asperger, me di cuenta que lo mismo que yo siento lo siente un gran porcentaje de las personas con mi condición y entendí que no es arrogancia ni pretensiosura mía o manía como muchos podrían pensar, sino salud y eso me deja más en paz conmigo mismo.

Manuel Cedeño

Sígueme en twitter: @SoyAspie
Facebook: www.facebook.com/soyaspie
Youtube: www.youtube.com/manuelcedenocarpio
Email: manuel@SoyAspie.com