¿Cómo descubrí que soy Aspie?

0
52

De niño era evidente que no era como los demás: mientras mis compañeros aprendían a leer, yo me fastidiaba en clases porque aprendí antes de empezar la escuela. Aunque sólo tenía 5 años cuando empecé el 1er grado, no recuerdo cómo aprendí; tal vez mi mamá me enseñó. No hacía contacto visual jamás, ni siquiera a los personajes cuando veía TV veía a los ojos. No hablaba con nadie y cuando lo hacía usaba un vocabulario formal. Cuando redactaba cuentos o composiciones para la escuela o el liceo, los maestros y profesores me insistían en que eso no podía haberlo escrito yo, creían que lo habían hecho mis padres. Siempre estaba sólo en las fiestas. Pensaba que todo lo que la gente decía era en serio y un sin fin de etc etc.

Pero en ese entonces no había información ni conocimiento y por esa razón, aunque me examinaron varios psicólogos y terapeutas, nunca me diagnosticaron. Llegué a pensar que la respuesta a mis preguntas era que estaba loco, retrasado mental u homosexual (porque no podía jugar con los niños varones).



Ahora en el siglo XXI, gracias a Dios, las cosas han cambiado. Mi sobrino tiene 12 años (nació en el año 2000) y presenta los mismos síntomas que yo a su edad, pero aún más marcados porque tiene el acento robótico o monótono que yo nunca tuve. Todas estas características, obviamente, le crearon problemas en el colegio; finalmente  fue llevado a consulta y lo diagnosticaron de algo muy extraño llamado “Síndrome de Asperger”.

Preocupados y sorprendidos, investigamos a fondo sobre esa extraña “enfermedad” que sufría mi sobrino y, BINGO! Encontramos la respuesta a miles de preguntas que siempre nos habíamos hecho. Mi papá, quien también resultó ser aspie, lloró recordando todo lo que sufrió de niño sin saber por qué, y culpándose por no haberme podido ayudar cuando yo era niño; pero no fue su culpa, eran otros tiempos… El descubrimiento fue una conmoción en la familia porque mi hermano y un tio también son aspies, y mis hermanas sin serlo tienen rasgos. Ellos y yo compartimos anécdotas, preguntas y respuestas; esto nos unió más.

En la familia de papá es un rasgo muy marcado por línea recta de varón, pues mi abuelo también tenia rasgos Asperger. Seguramente lo era, lástima que ya murió y no podemos darle muchas respuestas y aprender otras de él.

Ya no podemos hacer nada por mi abuelo que se fue, poco podemos hacer por papá, por mí y mis hermanos que ya crecimos. Pero sí podemos hacer mucho por mi sobrino y por los miles de niños Asperger que hoy sufren en silencio, desconociendo que en realidad son GENIOS, LÍDERES Y DESCUBRIDORES EN POTENCIA!

Un abrazo aspie!

Manuel Cedeño Carpio
Sígueme en @SoyAspie